Cosas Nuestras

Escarmiento

Entre tanto tiroteo, el bombazo de Boston provocó la repulsa de todos.

El colmo de las felonías, atacar a los espectadores de un evento deportivo.

Miles de policías y soldados rastrearon a los terroristas casa por casa.

Pusieron sitio a un suburbio, pararon trenes y camiones, atrincheraron a los vecinos.

Todo televisado en vivo, hasta los balazos que casi destrozaron al de la bomba.

Fueron tres los muertos en Boston. Aquí un cocinero destruyó 300 cuerpos en tambos.

Lo aprehendieron sin lastimar sus derechos y lo mandaron al penal controlado por sus jefes.

jvillega@rocketmail.com