Cosas Nuestras

Escándalos

En Estados Unidos se sugiere a los políticos que eviten situaciones escabrosas.

Que confiesen en público sus mayores pecados o se atienen a las consecuencias.

Los cínicos dicen que no son tantos los pecados que no aprueben los medios o los votantes.

En frase lapidaria advierten que no te encuentren en la cama con la persona equivocada.

Que no te hallen ni con una mujer muerta ni con un hombre vivo.

Aquí apenas empezamos. Y se nos hace que estamos en la crisis final de la vida pública.

Y aún faltan peores turbulencias con el coctel ruinoso de la guerra sucia y las redes sociales.

 

jvillega@rocketmail.com