Cosas Nuestras

Enfermedades

Cada vez tenemos más hospitales y clínicas y no se dan abasto.

Los males de nuestra época, el cáncer, la hipertensión arterial y la diabetes ya se convirtieron en epidemia permanente.

Ya ni siquiera se relacionan con la edad, la sufren lo mismo niños que ancianos.

Todos los días hay avances médicos pero no soluciones definitivas.

Cuesta una fortuna al Estado, a las instituciones y a las familias de los pacientes atender estos males ya sea en hospitales o en la casa.

Son problemas globales que ya debieran llamar la atención de todos los países para investigar juntos y experimentar juntos.

Que pasen de ser tragedias familiares a problema social prioritario.


jvillega@rocketmail.com