Cosas Nuestras

Empujón

Suenan a voces de esperanza. Pegarle al gordo de la lotería, sacarse la casa del Tec o mínimo el premio mayor del sorteo de la UANL o de la Ciudad de los Niños.

Cuando se adquiere un boleto existe la sensación de la posibilidad de avanzar a pasos agigantados a una solución de los problemas económicos familiares si se le acierta al bueno.

Con las probabilidades en contra para ser uno de los afortunados, no hay mejor suerte que la labrada por uno mismo con la preparación académica, el trabajo diario, la disciplina y el empeño.

La cultura del esfuerzo, aunque suene trillado, representa los intentos personales para alcanzar metas. Hay que sudar la gota gorda.

Aunque nunca vendría mal un empujoncito de buena suerte y si hay manera de alimentarla con un cachito de lotería o un boleto de sorteo, pues qué mejor.

jvillega@rocketmail.com