Cosas Nuestras

Ebrios

Todo mundo censura a los que conducen ebrios y matan y mutilan inocentes. Pero esa censura no busca presionar a los congresos para que legislen penas severas contra esos homicidas. Porque todo mundo siente que “a cualquiera le puede pasar”.

Además, si aumentan las multas, las alcohólicas se conforman con 3 mil pesos.

¿Que les cancelen la licencia para conducir? ¡Huy, qué miedo! ¿Sabe usted cuántos millones de mexicanos jamás la han tramitado?

La grieta está en la condición moral del mexicano, no en las leyes buenas o malas.“Yo sé tomar y nunca me ha pasado algo, que castiguen a los que chocan por maletas”.

jvillega@rocketmail.com