Cosas Nuestras

Dormitorios

Fue una innovación revolucionaria establecer dormitorios y comedores en universidades politécnicas y normales rurales.

Hubo casos admirables de muchachos que llegaron a ser grandes profesionistas y apoyos para sus familias y comunidades.

Pero como instituciones fueron por lo general una invitación al fraude escolar; en la UNAM encontraron que había pseudoestudiantes que vivían 10 o 15 años en los dormitorios sin estudiar. A los del Poli los tuvieron que sacar con el Ejército. Los de las normales rurales cuentan la misma historia. Vandalismo, motín.

Nos saldría más barato tomar a los mejores estudiantes y mandarlos a una universidad extranjera. 

jvillega@rocketmail.com