Cosas Nuestras

Doblemente bueno

Aunque astronómicamente no es sostenible, la verdad es que la de hoy es la noche más larga del año.

Empieza con la Nochebuena, cuando recordamos el gran regalo que Dios nos hizo: mandar a su hijo Jesucristo para que nos salvara a cualquier precio, incluso el de su muerte. Y amanece con la Navidad, cuando todos intercambiamos regalos en memoria de aquel regalazo.

Todo se conjuga para que la felicidad toque a todos. A ricos y pobres, a niños y a viejos. Es la única fecha del año en que todo mundo coincide en desear parabienes a todo mundo, inclusive a los desconocidos.

Lo desafiante es tratar de extender la fiesta y el júbilo para que empape todo el año.

jvillega@rocketmail.com