Cosas Nuestras

Divorcios

La popularidad del divorcio se ha disparado en los últimos decenios con una característica preocupante.

Muchos de ellos son jóvenes menores de veinte años que abandonaron la escuela, tuvieron uno o varios hijos y se separaron antes de llegar a la llamada juventud.

Las razones para divorciarse son la incompatibilidad de caracteres, los problemas económicos y que después de todo quieren seguir divirtiéndose y ver quién les cría los hijos.

Se quedan fuera de la competencia por los buenos empleos o carreras largas y productivas.

Lo que debieran hacer las escuelas es organizar a sus alumnos casados para que platiquen sus experiencias en esos enlaces prematuros y esperar que eso sirva como vacuna para los adolescentes más chicos que toman a aventura el casarse aunque no tengan un quinto ni dónde meter la cabeza.

jvillega@rocketmail.com