Cosas Nuestras

Divididos

Los estudiosos de la opinión pública mexicana apuntan a un curioso fenómeno que involucra la popularidad de Enrique Peña Nieto.

Cuenta con las simpatías de la mayoría del electorado, particularmente en los grupos populares.

Hay dos grupos homogéneos sin embargo que se puede decir que lo detestan. Son los jóvenes y los intelectuales, los pobladores más activos del universo virtual, esto es, los que viven volcados sobre el Facebook y el Twitter.

Los jóvenes iracundos y los intelectuales con acceso a los medios censuran al Presidente y dudan de su palabra y honestidad.

Y naturalmente el Presidente y sus asesores se alarman por lo que ven y oyen en medios y redes.

jvillega@rocketmail.com