Cosas Nuestras

Discurso

En México ya no hay espacio para el discurso político, como los de distinguidos priistas y panistas del pasado. Con discursos bien hilvanados, con mensajes que definían caminos y fijaban metas.

Como los de Jesús Reyes Heroles que allanaron el avance de una democracia más representativa.

Ahora, el pensamiento de los políticos se somete a la camisa de fuerza de los 140 caracteres del Twitter.

Más sintético aún, debe caber en el lenguaje taquigráfico de los espectaculares.

Importa figurar, no discernir. Presentar carita en lugar de ideas para el diálogo.

Ya no hay material parar el debate sino para un permanente concurso de popularidad.

jvillega@rocketmail.com