Cosas Nuestras

Diabetes

Ven con suspicacia a hombres y mujeres jóvenes que piden limosna en los cruceros.

Aunque traen lazarillo, se advierte que no son ciegos del todo.

Van para ciegos pero por ahora padecen debilidad visual, a causa de la diabetes.

Igual ve usted a gente joven y vieja sin una o las dos piernas. Y otras tantas sujetas a hemodiálisis.

Ya es una epidemia la diabetes que clama por un plan de emergencia nacional.

Como el que enfrentó a la poliomielitis y consiguió parar y desterrar al mal tan dañino.

Lo peor es que nos resignemos a una plaga que no perdona edad, condición social, ni sexo.

jvillega@rocketmail.com