Cosas Nuestras

Deshidratados

En la mayoría de las ocasiones queremos percibir el progreso en términos económicos.

Sin embargo, hay otros indicadores que hablan del avance en las últimas décadas.

En veranos pasados el tema de los deshidratados era nota de primera plana.

Hoy ese dato ya no aparece ni en los noticiarios, salvo una víctima mortal.

El hecho de que haya agua potable y que las condiciones térmicas sean mejores en la mayoría de los hogares logran hacer aguantables las altas temperaturas.

El área médica se ha vuelto preventiva y los medios difunden campañas para extremar cuidados.

Además, muchos vehículos particulares traen clima y en el transporte urbano se puede presumir de más de dos mil unidades climatizadas.

Todo en suma es progreso. Por eso no hay contabilidad de deshidratados y menos de muertos por el intenso calor.

jvillega@rocketmail.com