Cosas Nuestras

Desfiguro

Cuando escuchamos sobre Joaquín El Chapo Guzmán, si es información oficial le ponemos las cruces.

En tantos años de capturas y recapturas, nos inundaron de informes, hasta de filtraciones indebidas sobre datos secretos, que la realidad entra en el mar de la fantasía. Ya no se sabe qué es verdad.

Parece juego informativo, cortina de humo alimentada desde varios flancos. Intencional o no, la estrategia camina en sentido opuesto a la buena imagen del Gobierno Federal. Al grado de causar burlas la segunda huida y supuestas pistas sobre la segunda recaptura.

Si se busca al Chapo con seriedad. Más vale den información con evidencia irrefutable.

Nada bueno es para un Gobierno tan cuestionado como el actual, estar en jaque por un delincuente. Al grado de que el pueblo festeja los yerros oficiales y aplaude al maleante.

jvillega@rocketmail.com