Cosas Nuestras

Deporte

En uno de sus delirios, el presidente Fox estableció la obligación del deporte.

Todos los escolares del país dedicarían una hora diaria a aprender y practicar deportes.

Las escuelas reaccionaron con tres preguntas: ¿Con qué canchas, con qué equipos, con cuáles maestros?

En doce años, desde entonces poco o nada se ha hecho por subsanar esas carencias.

Si los escolares, que son millones, hicieran deportes, tendríamos miles de talentos y desempeño extraordinarios. Masa crítica para formar excelentes selecciones en el futbol y en todas las otras disciplinas.

Sembrar y cultivar talentos para cosechar triunfos en los mundiales.

jvillega@rocketmail.com