Cosas Nuestras

Daños

Cuando ampliaron la tradicional calle del comercio en Monterrey, la avenida Juárez, los comerciantes inventaron una broma cabalística.

En la nueva avenida era la guerra del requiebro y el chotis.

O sea que cualquiera quebraba o se choteaba.

Con la construcción de pasos a desnivel pasan cosas peores.

Los negocios de su alrededor quiebran por la falta de accesos durante la construcción.

Y pasarán a invisibles y desiertos cuando el tránsito deje pasar bajo el puente.

Pero decimos que esas obras son de “utilidad pública” y para el beneficio de todos.

jvillega@rocketmail.com