Cosas Nuestras

Culpas

Las crónicas removieron las heridas dejadas por los hechos de muerte en el casino Royale; duelen y dolerán por muchos años. La sociedad quedó marcada con la fecha.

Son tantos los factores en torno al fatídico día que la repartición de culpas alcanza a todos los niveles de la sociedad.

Al Gobierno Federal, que regula este tipo de negocios. Municipio y Estado se hicieron de la vista gorda para aplicar leyes y reglamentos locales. Los dueños propiciaron el acercamiento de mafiosos que reclamaban su parte en el mar de la corrupción y complicidad. Tampoco quedan a salvo autoridades de salud y las familias por no atender a los ludópatas.

Después de escuchar y leer las remembranzas de ese día de hace cuatro años, queda claro: hay responsables de esos hechos sin procesar.

jvillega@rocketmail.com