Cosas Nuestras

Cuaresma


No me crié entre santos y monaguillos, sino con muchachos entretenidos, prestos para la diversión, pero al llegar la Cuaresma nos sometía la piedad de la comunidad.

Los jóvenes iban a misa y hacían penitencia. En Semana Santa en el cine sólo pasaban dramas sobre Jesucristo, la Virgen y los apóstoles En la radio transmitían música clásica y los centros sociales cerraban, ni imaginarse sacerdotes complacientes oficiando misa en las playas entre ebrios incompletos y bikinis mal cubiertos por mantillas improvisadas.

Y como ahora ya no se respeta ni la vigilia, nos pasa desapercibida la Cuaresma y su espíritu de recogimiento.

Nadie sueña con casas a media luz y espejos cubiertos con sábanas, pero al menos un poco de discreción de quien sólo piensa de la Semana Santa como vacaciones para entretenerse y soltarse el pelo.

 

jvillega@rocketmail.com