Cosas Nuestras

Contentamiento

Estamos acostumbrados a vivir acelerados entre actividades laborales, académicas, sociales y de cuanta índole tengamos incluidas en nuestras agendas.

Pero hay veces que el físico manda señales de agotamiento, confusión o desesperación, y es cuando debemos detenernos para tomar un respiro para poder continuar.

Debiera bastarnos con hacer un firme compromiso con la vida para levantarnos cada mañana y hacer lo que mejor sabemos hacer, pero no siempre es así y la enfermedad o el desanimo nos inundan.

Como dice la Biblia, hay que disfrutar los días en que aún tengamos en ellos contentamiento y vivir los demás lo mejor que podamos.

jvillega@rocketmail.com