Cosas Nuestras

Colapso

Parecíamos haber llegado al peor punto con el caso de los normalistas masacrados y tuvieron que exigirle al Presidente de la República que lo resolviera cuanto antes porque estaba empantanada la investigación.

Pero luego el Presidente intervino y en menos de una semana se llegó a la verdad del asunto y hallaron los cuerpos y se aprehendió a los culpables.

Ahora sí que estamos mal, no funcionan las instancias legales ni los procesos de justicia.

Como en las peores dictaduras, del Presidente depende hasta la salida del sol y la solución de crímenes callejeros.

No hay motivo de celebraciones sino de preocupación por el colapso de las instituciones republicanas.

 

jvillega@rocketmail.com