Cosas Nuestras

Clases

Los padres de familia hablaban afanosamente a las televisoras para saber si habría clases pese al frío.

A buen número de ellos les preocupaba el efecto de la temperatura sobre sus niños.

Pero a un número creciente de ellos les apuraba saber qué hacer con los niños sin escuela.

Porque los mandan a clases mientras ellos trabajan; haga de cuenta como guardería.

Y si no les avisaban oportunamente uno de los padres tendría que faltar a su trabajo.

O peor aún llevarían a sus hijos a encontrar cerradas las puertas de los planteles.

Por eso ahora siempre hay clases. Y que sean los padres quienes decidan si mandan a sus niños a la guardería.

jvillega@rocketmail.com