Cosas Nuestras

Ciudades

Cuando triunfaron los comunistas en Vietnam, una de sus primeras medidas fue reordenar la población y las ciudades.

Eliminaron ciudades que no tenían sentido y conjuntaron otras para acabar con congestionamientos y la falta de servicios.

Claro, eso es fácil de hacer con un gobierno revolucionario y sin respeto a los individuos.

En México cada año experimentamos un proceso semejante pero involuntario.

Las ciudades se vacían en Semana Santa cuando millones se van de vacaciones y los escolares entran en receso. Las ciudades se vuelven cómodas, sin congestionamientos.

Y es que nuestras ciudades crecieron por la codicia de los fraccionadotes.

Ciudades amontonadas y con malos servicios son nuestra penitencia.

Con sólo que no volvieran los que se fueron de vacaciones muchos de nuestros problemas serían resueltos.

jvillega@rocketmail.com