Cosas Nuestras

Chile

En Chile, era la inercia de una dictadura exitosa versus 17 partidos debilitados, polarizados.

Parecía el plebiscito una farsa, de resultados totalmente previsibles a favor de Pinochet.

Los chilenos tenían el mismo miedo al presente opresivo que al pasado turbulento.

¿Habría que exhibir sus crímenes, la represión o resignarse a la dictadura?

Todos juntos abogaron por un avance a la felicidad, al vivir sin miedo.

Y los ciudadanos se volcaron a votar por la patada a Pinochet. Por una nueva oportunidad a la democracia.

Un revés para la apatía y el cinismo, que neutralizan el poder del descontento ciudadano.