Cosas Nuestras

Chavo del 8

Y  Televisa logró una movilización nacional de proporciones monumentales para honrar a su más valioso artista, Chespirito.

Lo exaltó como el campeón del humorismo blanco, de la limpia creatividad de un mundo sin ponzoña.

Lo logró porque el Chavo del 8 daba para eso y para más sin dejar de ser el mejor negocio.

Lo que sigue es que el homenaje trascienda el tiempo y que permee la programación.

Más televisión familiar, más humor blanco, menos miembros al aire, horas pico o telenovelas escurriendo sexo y sangre.

Y la otra lección: servir de detonador de las cosas valiosas de un público enfermo de frivolidad y cinismo.

jvillega@rocketmail.com