Cosas Nuestras

"El Chapo"

El Chapo Guzmán nos ha servido igual para alcanzar grandes tiempos policiacos pero también para encarar las peores pifias de la autoridad mexicana.

Sus proezas contra la ley no son el mal, sino solamente un síntoma; se sabe que compra celadores y al director del penal, alcaldes, gobernadores y jefes de seguridad.

La justicia lo persigue encarnizadamente, lo capturan y vuelve a comprar a todos los que lo retienen en el penal.

Los compra o los tortura y los mata, y en cuestión de meses está de nuevo fuera sin un rasguño y sin una huella que lo delate.

México mantiene que lo va a volver a detener aun cuando esta persecución ha costado miles de muertos, invasión de estados y hasta una llamada de guerra contra el crimen.

Por lo pronto hay que recapturarlo, y ya en la cárcel, asegurarnos que no tenga puerta de vaivén.

jvillega@rocketmail.com