Cosas Nuestras

"Cervantinflas"

A usted seguramente le pasó que nunca se imaginó el origen del apodo de Gómez Bolaños como Chespirito.

Resulta que tenía un talento virtuoso que componía, escribía guiones, obras de teatro, programas de televisión. Sus compañeros lo llamaban con un diminutivo de Shakespeare, Shakespirito que acabó en Chespirito. Con la misma lógica y con méritos semejantes es, junto a Cantinflas, el mexicano que más términos ha aportado al diccionario de la Real Academia.

Cantinflas recibió honores en vida y ya circula una buena película contando su biografía. Pero ni para cuándo el trato que recibió Chespirito. Le hizo falta una súper agente de relaciones públicas como lo es Televisa.

jvillega@rocketmail.com