Cosas Nuestras

Canciones

Con los pies atrapados en el pasado aún  las cantan a grito pelado.

Con el primer tequila se lanzan con “Llegó borracho el borracho”.

Se entonan con “Estoy en el rincón de una cantina”. Y dicen “¡Sigo siendo el Rey!”.

No acatan que ya son expresiones políticamente incorrectas en nuestro tiempo.

Que la embriaguez no es timbre de orgullo para tiempos de trabajo y sobriedad.

Ni es aceptable como oficina la cantina, ni siquiera para el dueño de ella.

Y el “Rey” reina pero no gobierna, ante patrón extranjero y ante mujer liberada.

jvillega@rocketmail.com