Cosas Nuestras

Campaña

Cuentan que al infierno llegó un visitante lleno de inquietudes y preguntas.

El sonriente diablo que lo recibió le dio un abrazo y lo llevó a mostrarle las cosas que iban a embellecer el lugar, incluyendo lagos artificiales, altas torres y ferrocarriles aéreos.

Ya con esa experiencia el visitante decidió vivir ahí el resto de su vida y sólo pidió licencia para ir por sus cosas.

A la semana volvió con todo y descubrió que no había fiesta alguna, sino lagos ardientes y todo mundo se arrastraba entre los escombros de ciudades destruidas e incendiadas.

El diablo de la recepción lo instó con gesto serio a escoger una cueva para vivir ahí por siempre.

El sorprendido visitante reclamó: ¿Y dónde están todas las maravillas que vi la vez pasada? Y la respuesta lapidaría del anfitrión fue: ¡Ah, es que estábamos en campaña!

jvillega@rocketmail.com