Cosas Nuestras

Cambios

Las vacaciones escolares y familiares podían suceder casi en cualquier momento a partir del 1 de junio y extenderse hasta el 31 de agosto.

El informe presidencial se preparaba para presentarse el 1 de septiembre porque en la víspera habían tomado decisiones los legisladores que los escucharían.

Escolares y universitarios descansaban tres meses de vacaciones casi sin interrupción y para desesperación de sus padres.

Sin embargo, la rutina mundial del trabajo se ha impuesto finalmente sobre nuestro país para llegar a ser como cualquier país civilizado. Todo se fue acomodando en un calendario más productivo.

Así ya se volvió costumbre generalizada que las vacaciones sean exclusivamente en julio, y agosto se volvió un mes totalmente laboral y ya no debe de ser vacaciones ni en escuelas, ni empresas, ni en gobierno.


jvillega@rocketmail.com