Cosas Nuestras

"Call center"

Los call center bancarios deberían ser incluidos en el terrorismo telefónico.

Llamar ahí es librar un complicado laberinto. Mil opciones que debes marcar y una vez que contactas piden que esperes, pues todos los ejecutivos están ocupados.

Y cuando por fin contestan, piden hasta el número de la credencial del Club Amigos de Pipo. –Es por seguridad, arguye el supuesto asesor, que más bien es desorientador.

Con graves defectos en dicción, muletillas, falta de cultura y extremadamente sensibles cuando les levantas la voz.

Hasta media hora se invierte en lidiar con la burocracia telefónica de estos call center.

Lo mismo pasa con los bancos rojos, el que se dice el banco de México, o el de los españoles. Ninguno es excepción.

Y lo que más molesta es su frase final: “Gracias por llamar a…”. Le ha pasado, ¿o no?

jvillega@rocketmail.com