Cosas Nuestras

Bodas

Los novios ya no consultan con el cura para casarse: consultan sus saldos en Infonavit.

Si les alcanza entre los dos para comprar una casita, gestionan iglesia para la boda.

Sigue vivo el romanticismo pero ahora se empapa en pragmatismo.

Igual calculan si con los ingresos de los dos pueden sostener un hogar.

Ya no está a discusión si la esposa va a trabajar.

Tiene que aportar igual que el marido, y a veces ella gana más que él.

La equidad de género ahora empieza, por fuerza, en casa.

 

jvillega@rocketmail.com