Cosas Nuestras

Bienes raíces

Una propiedad jamás baja de precio así se esté desmoronando de vieja la casa que la ocupa.

Monterrey tiene fama de emporio industrial. Las empresas crecieron, prosperaron y a la larga se arruinaron.

Pero quienes atesoraron bienes inmuebles siguen igual de ricos o más.

Un ejemplo es lo que fue una granja lechera en San Nicolás hoy está dividida en más de 25 colonias de clase media, y las casas bien cuidadas ya fueron adaptadas para negocios productivos.

Pero hay una trampa, hay que comprar barato y no gastarse todo el terreno en la casa propia.

Cuando pensamos en nuestra vivienda exclusivamente acabamos sentados sobre un terreno valioso sembrado de varillas y cemento económicamente improductiva.

A nuestros jóvenes hay que orientarlos en el negocio de la tierra para garantizar su buena fortuna para el futuro.

jvillega@rocketmail.com