Cosas Nuestras

Bautistas

Hoy hace 150 años, cinco regiomontanos se fueron a bautizar a un arroyo.

Se bautizaron por inmersión, como en los tiempos bíblicos.

Estaban fundando, con sencillez, la Primera Iglesia Bautista de Monterrey y de México.

Eran tiempos procelosos: Juárez peregrinaba y Maximiliano imponía su imperio.

Había guerra en casa del vecino del norte y discordia nacional por la Reforma.

Desde Monterrey surgió el movimiento evangélico que hoy se extiende a todo el país.

El reto, otra vez en tiempos difíciles, es encender una luz en lugar de renegar de las tinieblas.