Cosas Nuestras

Apoyo

En la familia estamos sufriendo uno de los nuevos problemas de la época. Nos faltan manos para cuidar a los enfermos.

Lo que era muy fácil en familias de doce o catorce integrantes, ahora con menos miembros y todos trabajando se vuelve un drama cotidiano.

Aun con ayuda profesional hay días en que sencillamente faltan las manos que den de comer y puedan estar al tanto del cuidado del enfermo.

Como en tantos problemas de familia, problemas sociales y nacionales, las soluciones están en la misma comunidad.

Las guardias de hospital las pueden cubrir los parientes lejanos que por unos días pueden acercarse a ayudar. Las iglesias son una fuente de ayuda.

Con las comidas puede ayudar el vecino, aunque de plano tenga que llegar a un restaurante a comprar una comida ya hecha. La idea es ayudar, acompañar en esos momentos de crisis.

jvillega@rocketmail.com