Cosas Nuestras

Anónimos

Las redes sociales han traído con ellas vientos que oxigenan la comunicación.

Por ellas, todo mundo es reportero en cualquier evento o accidente.

Con la misma rapidez cunden las críticas y las burlas a lo que está mal o encubierto.

Pero todo se corrompe por el anonimato y la impunidad de los corresponsales.

Sin necesidad de ofrecer pruebas se denigra, se calumnia a todo el que saca la cabeza.

Hay quienes se especializan en tirar dardos envenenados a un personaje.

Pierden así su frescura las redes y cancelan la credibilidad de sus contenidos.

 

jvillega@rocketmail.com