Cosas Nuestras

Agua

Sin agua no hay civilización. La ciudad es imposible sin un flujo constante de agua potable, una ciudad como Monterrey requiere una cantidad formidable de agua disponible.

Monterrey ya se bebió el agua de todos los pueblos vecinos y hasta entidades próximas.

Ahora tienen un plan para traer agua del Pánuco, a casi 400 kilómetros de distancia, y hay quienes se oponen a ese plan, pero hay un principio inamovible: ya no va a haber más agua.

O aprendemos a traerla de lejos y a usarla racionalmente, pero de que necesitamos más agua aquí y en el mundo entero, es un hecho.

La hambruna que va a generar guerras en el futuro va a ser la guerra del agua, así que hay que prepararnos.

“Todo por el agua, nada sin ella” debe ser la consigna de ciudades que quieran sobrevivir y progresar.

jvillega@rocketmail.com