Leviatán

El turno es de La Laguna

Con el beneficio de ver la historia con el espejo retrovisor se pueden dimensionar los logros de las mujeres en la política y en la toma de decisiones del país.

Desde la participación de la mujer en el conflicto armado de 1910, pasando por el Primer Congreso Feminista celebrado en Mérida en 1916 con 617 asistentes, hasta la promulgación de la reforma a los artículos 34 y 115 constitucionales  del 17 de octubre de 1953 que  otorgó plenitud de los derechos ciudadanos a la mujer mexicana.Si bien es cierto que la participación de la mujer ha tenido avances importantes, estos no corresponden con el número de mujeres que representapoco más de la mitad de la población mexicana.

Su participación en los poderes del Estado es menor a la participación de los hombres, ya que alcanza apenas un 10% en los altos mandos del Poder Ejecutivo, un 37%  en la Cámara de Diputados, 32% en el Senado y enel Poder Judicial son mujeres 24% de los jueces de Distrito y  18% de los magistrados de Circuito.La inequidad es mayor en estados y municipios, ya que al día de hoy han sido únicamente seis mujeres las que han podido ser gobernadoras de los Estados de Colima, Tlaxcala, Yucatán en dos ocasiones, Zacatecas y el gobierno del Distrito Federal.

Con la reforma político electoral del 2013 se pasa de las cuotas a la paridad de género en losespacios del poder legislativo queen los hechos trasciende como garantía de igualdad sustantiva entre mujeres y hombres en todos aquéllos espacios de toma de decisiones estratégicas para el país.

En el plano global, con la Declaración de la Cumbre del Milenio celebrada en Nueva York en septiembre del 2000, la ONU se comprometió a promover la igualdad entre géneros y la autonomía de la mujer, no solo “por ser un imperativo moral” sino también porque es un potenciador de la prosperidad y el bienestar de las sociedades.

Por ello es evidente el empoderamiento político de las mujeres en el mundo como en Alemania con Ángela Mérker, en Brasil y Argentina con Dilma Rousseff y Cristina Fernández ocomo en Estados Unidos con la candidatura demócrata de Hillary Rodhman Clinton, que en el 2018 puede convertirse en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos de América.POSDATA.

Con este contexto sería un error que para la sucesión del 16 en Durango se pretenda imponer a un cercano, cuando el más común de los sentidos aconseja la alternancia de género y de región.

El turno es de La Laguna. 


torrescastilloj@yahoo.com.mx