Leviatán

La sombra del futuro (2)

Autor de libros de lectura obligada como Anatomía del mexicano y La Jaula de la melancolía, Roger Bartra tras afirmar que mientras la globalización “penetra en los poros de la economía” en la vida política se observan grietas y fracturas que van más allá de las diferencias ideológicas que separan a los partidos.

Los partidos conviven en la lucha ideológica y electoral pero no son contemporáneos, es decir no saben “vivir en el mismo tiempo”, por lo tanto no saben adaptarse, transigir y avenirse, al contrario los políticos mexicanos son “desadaptados, intransigentes, poco avenidos y muy advenedizos” a pesar de que todos forman parte del mismo sistema y viajan en el mismo barco.

Subraya Bartra que lo obvio es que los políticos deben negociar y pactar alianzas, lo malo es que con excesiva frecuencia “las negociaciones van acompañadas de corrupción” y  muchos políticos mexicanos “no ven más allá de sus narices”porquesolo se interesan en las próximas elecciones.

Frente a los cambios la clase política en lugar de diseñar un nuevo mapa recicla la vieja cartografía. Hay quienes piensan que la democracia ya existía, los que creen que llegó a fines del siglo XX, otros creen que todavía no llega y otros más no creen en la democracia. Lo que se necesita es encerrar alos partidos “en un circuito civilizador” pero cuidando también que la sociedad civil no quede atrapada en “la órbita de la política”.

Recomienda crear una nueva cultura política que civilice el sistema de partidos e impulse la pluralidad en la sociedad civil. Si venimos de un nacionalismo autoritario que nos dejó malformaciones en el comportamiento político y social, frente a un futuro “incógnito y nebuloso” necesitamos desarrollar una cultura cívica que encierre a la política en una esfera que los partidos no puedan fracturar fácilmente.

Sin duda las  reflexiones  de Roger Bartra son contundentes sobre las actuales vertientes de la política mexicana. Sus ideas son hoy un referente necesario para que a partir del presente los actores políticos y la sociedad civil tengamos las herramientas y la claridad para construir un mejor futuro para nuestro país.

POSDATA. En Durango se desató la plaga de los chapulines en la integración de las candidaturas de diputados y regidores. La militancia partidista y la institucionalidad dejaron de ser un requisito para darle paso a la incongruencia, el oportunismo y la traición. Hoy los tránsfugas son premiados al imponerse los intereses particulares y la lucha descarnada del poder por el poder. Vocación de servir y mística del poder dejaron de ser la esencia de la política. Es el fin que justifica los medios. 

 

torrescastilloj@yahoo.com.mx