Leviatán

La sombra del futuro (1)

En una conferencia magistral que dictó en la Universidad de Guadalajara Roger Bartra define al futuro como un tiempo “díscolo y engañoso” y recuerda junto con los trágicos griegos que el futuro es indócil, no obedece el mandato de los profetas y nos presenta una cara, pero cuando llega ha cambiado “y tiene una faz diferente”.

Para el presidente Obama el presente es ensombrecido por el cambio climático que es un peligro aún mayor que el terrorismo del Estado islámico y el poder de la fuerza militar que se despliega en varios puntos del planeta. Esta visión es compartida por muchos que vemos un futuro que proyecta inquietantes sombrassobre el presente.

Estas sombras, dice Bartra, son similares a las que han observado muchos pensadores en tiempos de crisis. Cuando se perciben síntomas de decadencia se siente la presencia de una crisis cultural que pone en duda los fundamentos de la ética y de la política. Se trata de una enfermedad que “enfrenta a la humanidad a retos intelectuales para los cuales el organismo, lleno de angustia, no está preparado”.

El futuro es negro cuando se observa que se expanden los males del presente y que tanto los organismos mundiales como las potencias más poderosas no tienen la capacidad para impedirlo. Son las fuerzas que nos inhiben a imaginar y a construir otro mundo, una vida diferente, un futuro mejor.

El antropólogo y sociólogo mexicano asegura que México está pasando hoy por una difícil transición que estimula la “sensación de que vivimos al borde del derrumbe” sumidos en graves crisis y ante un mañana obscuro y amenazador. Hay la sensación de que el país está perdiendo el rumbo, su identidad y su carácter nacional, mientras que no pocos tienden a radicalizarse y a buscar caudillos en los profetas del populismo.

Otra sombra es la de un retorno al poder de los herederos del autoritarismo que están incrustados en todos los partidos y en la cultura política mexicana. El PRI sigue siendo una apuesta de muchos aún con sus errores, la derecha panista es una alternativa a pesar del desgaste que sufrió en 12 años de gobierno y la izquierda sigue perdida en sus guerras intestinas, su corrupción y su mesianismo.

La incursión de los candidatos independientes es una experiencia que no había vivido nuestro país. Nuevo León es el primer estado con un gobernador independiente que en sus primeros meses ha tenido que enfrentar a los poderes reales del país y del estado. Esta es en los hechos una sombra más o una luz del futuro.

POSDATA. Para bien o para mal el próximo 5 de junio en la jornada electoral, será evaluado  el gobierno de Jorge Herrera Caldera. El juicio de la historia vendrá después.

 

torrescastilloj@yahoo.com.mx