Leviatán

El fantasma del arreglo político I

“El principal problema de la política es su debilidad”: Josep Ramoneda. 


Para los iniciados y creyentes del tema electoral un lugar común de la cultura del fraude es la corrupción y el uso ilegal del gasto público en la maquinaria que opera el trabajo sucio el día de la jornada electoral.

La vieja escuela de la promoción y control del voto que al día de hoy es vigente, tiene como su eje central el poder del dinero para lubricar la movilización clientelar en los comicios, tarea en la que los representantes generales son protagonistas fundamentales ya que con una enorme capacidad económica conducen el trabajo de los representantes de casilla y de toda la parafernalia de cooptación del voto ciudadano.

El acuerdo del Consejo General del INE que declaró el rebase de los gastos de campaña de los candidatos a gobernador del PRI y del PAN en Coahuila así como la anulación que podría determinar el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, han generado  una tensa incertidumbre ante el posible escenario de que se convoque a nuevas elecciones.

La determinación de la probable  nulidad de la elección es clara y se acredita pero no es del todo seguro que la anulación se materialice ya que los precedentes recientes de la actual integración de la Sala Superior generan suspicacias y sospechosismo. Si bien es cierto que la Unidad Técnica de Fiscalización del INE observó irregularidades en el ejercicio de los gastos de campaña, concretamente en el gasto no reportado de los representantes generales y de casilla, también es cierto que ronda el fantasma de una negociación política.

Es claro que en el caso de Coahuila las autoridades electorales de la Federación tienen la oportunidad de generar confianza pero si se equivocan pueden minar lo que queda de ella en el ánimo de la sociedad coahuilense y de todo el país, por ello es que sus resoluciones tendrán que estar muy bien sustentadas, no tan solo en la ley sino en la justicia que es al final lo que se busca en toda sociedad que se precie de ser democrática.  


torrescastilloj@yahoo.com.mx