Leviatán

Porqué entras a la política

Estando de acuerdo con el abogado y político José Elías Romero Apis  quien afirma que “escribir sobre uno mismo requiere de mucha valentía o de mucho cinismo”, no resistimos la tentación de recomendar la lectura de Fuego y Cenizas, libro de Michael Ignatieff editado en español por Taurus en abril de éste año, que es la historia “de una iniciación brutal, seguida de una escalada a la cima política de la mayor democracia del mundo en términos de extensión física”.Aunque el autor asegura que este libro tiene más de crónica que de ejercicio autobiográfico, lo cierto es que su relato es intenso,  apasionante, aleccionador y didáctico durante los cinco años que vivió en el mundo de la política de Canadá, su país. Confiesa que ya pagó el precio por lo que aprendió, persiguió el “fuego del poder” y contempló cómo “la esperanza quedaba reducida a cenizas”.El autor es un intelectual y académico de carrera, heredero de una familia con vocación política yde servicio público. Antes de cumplir los 21 años trabajó para el Primer Ministro Pierre Trudeu. Se doctoró en Estados Unidos y en Inglaterra. Se dedicó a la docencia y es autor de varias obras escritas. Luego de permanecer temporadas cortas en su país tardó 37 años para  regresar a la política canadiense.En 2005 fue postulado para competir por un sitio en el Parlamento.En su campaña enfrentó a sus oponentes que utilizaron todo un arsenal de la política moderna para desprestigiarlo y aprendió que en política como combate vale todo y lo que cuenta no es demostrar la buena fe “sino ganar la pelea”. Hizo política de puerta en puerta que le permitió el contacto directo con la gente y que le hizo reflexionar acerca de los mundos tan distintos que “un político debe reconciliar”.Ocho semanas después de ganar su primer escaño como representante parlamentario anunció su candidatura al liderazgo del Partido Liberal de Canadá, campaña en la que aprendió que la política tiene que seguir siendo abierta, de cara a cara  porque “la confianza es corpórea”, que cuando un político logra comunicarse con su público correctamente “lo tiene en la palma de la mano” y que en política el verdadero mensaje es físico, el que envían tus ojos y tus manos porque “los grandes políticos hacen que lo artificial parezca natural”.Sin duda una buenahistoria que recoge experiencias, lecciones y aprendizaje de un intelectual seducido por la política de su país que es un modelo de las democracias americanas, un libro que nos muestra que aquí y más allá de nuestras fronteras “el antagonismo es la esencia de la política y vas a necesitar el temperamento de un luchador si quieres sobrevivir”. 


torrescastilloj@yahoo.com.mx