Leviatán

Voto diferenciado y voto de castigo

Un fenómeno electoral en el México de los últimos lustros es el del voto diferenciado, que en los hechos es el voto que un ciudadano deposita en favor de un partido en una urna y que al mismo tiempo vota en otra por el candidato de otro partido.

El voto de castigo es también un comportamiento que se presenta principalmente en comicios donde los ciudadanos hacen valer el sufragio como una acción de inconformidad y de protesta contra el partido del gobierno, al votar a favor de otro partido contendiente.

De acuerdo con Guillermo Cinta el voto diferenciado se define como una conducta normal en democracias maduras y bien establecidas, mediante el cual los ciudadanos utilizan su sufragio para no otorgar a una fuerza política el control total de los espacios,  impulsando con ello el equilibrio y contrapesos en los poderes públicos.

Es así como el voto diferenciado y el voto de castigo debilitan al denominado “voto duro” que es la fuerza segura con la que cuentan los partidos para enfrentar los procesos electorales, pues se trata de ciudadanos que siempre votaron por el mismo partido, independientemente de las condiciones sociales, políticas y económicas y de los candidatos que postulan las fuerzas políticas.

En Durango, desde que el PRI resolvió que su candidato de unidad sería Esteban Villegas y que la también aspirante Leticia Herrera sería por segunda ocasión la candidata a presidenta municipal de Gómez Palacio, hubo expresiones de malestar y se extendió la amenazaen redes sociales de que en este municipio los comicios estarían marcados por el voto diferenciado.

La tensión creció con las reacciones en el discurso y en el lenguaje corporal de la propia senadora que luego fueron disipadas en  encuentros públicos con el inminente abanderado de su partido para la gubernatura, a quien le aseguró que no tolerará que se siga divulgando que los Herrera apoyarían el voto diferenciado.

Sin embargo más allá de la coyuntura lo que debe de examinarse es el pulso y el verdadero sentir de los duranguenses y en particular de la sociedad lagunera. El problema de fondo de ésta región es el abandono, el deterioro de su infraestructura industrial y el empobrecimiento general de sus municipios frente a los privilegios de la capital, un detonante del voto de castigo y del abstencionismo.

POSDATA.No es el voto diferenciado el que debe de preocupar a las élites del PRI sino el voto de castigo de una ciudadanía harta de imposiciones y del abuso de poder. La Laguna es una región de lealtades pero también tiene sus propios límites. No transige con las promesas sexenales ni con el monopolioasfixiante del poder público.


torrescastilloj@yahoo.com.mx