Leviatán

Reelección y no reelección

Antes de la reforma político electoral aprobada en diciembre pasado, México era el único país de Latinoamérica en el que subsistía la no reelección en todos los órdenes de gobierno. Fue la causa central de la revolución en contra de la dictadura y se convirtió en un paradigma durante más de un siglo. Sufragio Efectivo, no reelección, una consigna que aún aparece en la papelería oficial y que permanece en el ánimo colectivo, por el rechazo al retorno de los caudillos que se perpetuaban en el poder.
Con esta reforma constitucional los diputados y senadores podrán permanecer doce años en el cargo, los primeros tendrán derecho a ser reelectos hasta en tres momentos y los segundos una sola ocasión. Los presidentes municipales, síndicos y regidores solo podrán ser electos por un período adicional de tres años y los diputados locales tendrán derecho a la elección consecutiva hasta por cuatro períodos.
Aun cuando la nueva redacción del artículo 115 constitucional no es clara sobre la situación de estados como Coahuila, donde el período de gobierno municipal es de cuatro años, es de interpretarse que solo aplicará la relección, restableciendo en la constitución local el período de gobierno anterior y unificando gradualmente el calendario electoral.
La reelección es un activo de las democracias consolidadas y su ejercicio es esencialmente ciudadano, porque el voto evalúa, premia o castiga a los candidatos. Un mal desempeño no merece nuevas oportunidades, pero cuando un presidente municipal es exitoso, con su reelección es posible que  concluya proyectos de impacto social, se profesionalice la gestión local y mejore la calidad de los servicios públicos.
En cuanto a los legisladores federales y locales, con la reelección consecutiva se fortalecerán los congresos en el debate  y en el trabajo legislativo, sin embargo la constitución mantiene el mandato de que tanto el presidente de la república como los gobernadores de los estados, solo pueden ser electos para un solo sexenio.
POSDATA: En el primer centenario de los combates librados en la Comarca, en los que fue derrotado el ejército del usurpador Victoriano Huerta, por la División del Norte comandada por el general Francisco Villa, es lamentable que no se reconozca que la lógica militar de ambos ejércitos fue la toma o defensa de una plaza regional, por eso es una injusticia histórica no llamarle La Toma de La Laguna.


torrescastilloj@yahoo.com.mx