Leviatán

Rebasados

Los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social documentan el boquete creciente en el número de trabajadores asegurados entre La Laguna y las ciudades de Saltillo y Durango respectivamente. Mientras que en Durango, de 2007 a 2013 se generaron 27 mil 882 empleos, en Gómez Palacio solo se dieron de alta 4 mil 760 trabajadores y por su parte en Coahuila, mientras que en 2007 Torreón representaba el 32 por ciento de la planta laboral en 2013 descendió al 29 por ciento.
En éstos siete años se ensanchó la diferencia económica y social entre los municipios  más importantes de la Comarca Lagunera y las capitales de los dos Estados, hecho que demuestra que los laguneros tienen razón al revivir la vieja demanda ciudadana del Estado de La Laguna, sustentada en la política socarrona de los gobernadores, que siempre ha privilegiado a sus capitales y castiga a ésta región con marginación y demagogia.
El estado deplorable del Parque Industrial Lagunero de Gómez Palacio es prueba del abandono gubernamental, con una pavimentación desastrosa, restringidos sus accesos y con deficientes servicios básicos. De igual forma el resto de los parques industriales de la región no resisten un ejercicio de evaluación de su infraestructura energética y de condiciones para la inversión. Frente a estos datos duros se repite el doble discurso de los gobiernos estatales, que se enreda en la promesa, en la simulación y en los lugares comunes. No aceptan su responsabilidad en el abandono de ésta región en la que el Estado fue simplemente suplantado, desaparecido o capturado.
Los gobernadores y sus equipos son predecibles en sus reacciones, dominan plenamente los escenarios y administran los reclamos de la sociedad. No están dispuestos a reconocer los grandes vacíos que sufre La Laguna en la atención de la seguridad, de la salud, de la educación, del empleo, del desarrollo económico, de la procuración y administración de justicia. El Estado de La Laguna es un sentir generalizado que se funda en la razón y en la verdad de una causa  genuina de los laguneros,  movimiento pacífico que debería ser gestionado por los gobernadores de Coahuila y Durango ante el propio Presidente de la República, porque es una región estratégica del país y porque es un conflicto político que los ha rebasado.
POSDATA. Trasciende que en el proceso electoral para renovar el Congreso de Coahuila, ya está en marcha  la campaña “Voto por ELLA”, que promueve el sufragio y el proyecto histórico de Los Laguneros.


torrescastilloj@yahoo.com.mx