Leviatán

Reacomodos

Enhorabuena por este 97 aniversario de La Opinión-Milenio.

En un momento histórico en el que la clase política del país se ubica en el escalafón más bajo de la confianza ciudadana, los partidos preparan sus estrategias para lograr el mayor número de puestos en las elecciones federales y locales del primer domingo de junio del próximo año.Aún con los números en contra en seguridad pública y en la economía doméstica, con las reformas estructurales todavía en proceso de producir los resultados prometidos, el gobierno publicita proyectos y grandes obras con inversión pública como el nuevo aeropuerto de la ciudad de México, para posicionar al PRI frente al proceso electoral que se avecina.Con el Pacto por México que hizo posible la aprobación de reformas largamente pospuestas, tanto el gobierno federal como los tres partidos de mayor peso del país se acreditan dividendos  pero en el caso del PAN y el PRD, sus conflictos ideológicos y de corrupción los pueden llevar a descalabros incalculables.Acción Nacional lejos de remontar la ruptura entre su dirigencia  encabezada por Gustavo Madero y el grupo que comanda el ex presidente Calderón, profundiza en los agravios y multiplica los escándalos que dañan su plataforma moral originaria,sustentada en la honestidad y la incorruptibilidad, plasmada al menos en sus documentos básicos.Con el aval del Instituto Nacional Electoral el PRD legitimó la elección de sus consejeros y congresistas,que el próximo 5 de octubre designarán a la nueva dirigencia que prolongará el poder de Los Chuchos en el comité ejecutivo nacional, sin embargo el registro de Morena como partido y el conflicto de la línea 12 del Metro, presagian votos divididos y de castigo para las izquierdas principalmente en el Distrito Federal.Sería aventurado un pronóstico de los escrutinios electorales del año próximo, pero más allá de la inercia de los códigos del poder se puede advertir que estamos frente a una inminente reconfiguración de las fuerzas políticas de nuestro país.Posdata. Ante el peligro real de fracasar en las elecciones del 15 y el 16, en Durango el gobernador ha tenido que desandar los pasos del rompimiento con su antecesor. El proyecto para la sucesión es Esteban Villegas a pesar del extendido malestar de la clase política contra el continuismo y otros pecados. Entretanto la senadora Leticia Herrera sigue sumando apoyos en su determinación de convertirse en la alternancia de su partido y el también senador José Rosas Aispuro no descansa un solo segundo en su lucha para lograr la hazaña de ser gobernador de Durango. 


torrescastilloj@yahoo.com.mx