Leviatán

Nuevas reglas del juego

Vivimos en un tiempo en que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer. En su gobierno Ernesto Zedillo la llamó reforma político electoral “definitiva”, sin embargo en menos de dos décadas se han aprobado otras reformas  como la que hoy está en proceso en el Congreso de La Unión, precisamente porque la democracia no es un proyecto definitivo, es más bien un proyecto inconcluso y perfectible.
El PAN y el PRD promovieron la creación del Instituto Nacional de Elecciones, con la doble intención de evitar la injerencia de los gobernadores de los estados en las elecciones locales y de unificar el modelo de administración de las elecciones en todo el país. Se pretendía la desaparición de los órganos locales autónomos, pero finalmente con la reforma constitucional permanecen subordinados al INE.
Para los especialistas el modelo  que se establece en la constitución adolece de algunas debilidades, pero se confía que en  la legislación secundaria que se aprobará en las próximas semanas, se tomen acuerdos trascendentales que fortalezcan el diseño institucional que en muchos sentidos implica una refundación de nuestro sistema electoral. Con la reforma se adelanta al primer domingo de junio la jornada electoral de 2015 y  el inicio formal del proceso electoral se anticipa a la primera semana de septiembre. Además de la renovación de la Cámara de Diputados habrá elecciones en 17 estados y en nueve de ellos elección de gobernador. El tiempo es escaso y demasiado el trabajo legislativo pendiente pero su dimensión es fundamental y sustantiva.
Luego de ser integrado el primer consejo general del INE, de inmediato éste designará a 224 consejeros electorales de los estados y el Senado nombrará a los magistrados de los tribunales estatales electorales.
La reforma incluye temas controvertidos como las candidaturas ciudadanas, las nuevas causas de nulidad de una elección, tales como el rebase de los topes de gastos de campaña, la adquisición  de espacios en radio y televisión y la tipificación de otros delitos electorales.
Aunque la democracia no es solo la elección, siempre será plausible mejorar el ejercicio del voto ciudadano y garantizar el respeto a la voluntad ciudadana.
POSDATA. Dos trascendidos inquietan a los aspirantes al gobierno de Durango, la posible candidatura a una diputación federal de la señora Gabriela López de Hernández Deras y  la movilidad de la senadora Leticia Herrera que no cede terreno para que su nombre se registre en la boleta electoral del 2016. ¿Llegarán los vientos de la equidad de género a la tierra de los alacranes?


torrescastilloj@yahoo.com.mx