Leviatán

Modelo agotado

Es un hecho real la pérdida constante de gobernabilidad y el malestar ciudadano que se manifiesta en todos los aspectos de la vida del país. El sistema político se ha consolidado en materia de alternancia pero ha generado gobiernos divididos que no se ponen de acuerdo en las reformas necesarias para impulsar el desarrollo democrático nacional.

La estadística es muy clara: si en 1988 Salinas de Gortari tomó posesión con 50% de los votos y Ernesto Zedillo lo hizo con el 48%, en 1997 el PRI perdió por primera vez la mayoría en la Cámara de Diputados, en la elección de 2000 Vicente Fox ganó con el 42%, en 2006 Felipe Calderón triunfó con el 35% de los votos y en el 2012 Enrique Peña Nieto fue presidente con el 37%.

Para muchos el sistema político mexicano se agotó, ha perdido eficacia y no funciona para enfrentar la coyuntura actual.

Para la elección presidencial del 2018 lo más probable es que el ganador obtenga entre el 25 y el 30% de los votos emitidos que en términos reales sería el 12 o 15% del Padrón Electoral, porcentaje que afectaría a la legitimidad y a la gobernabilidad democrática de la República.

Una salida sería la instauración de un gobierno de coalición contemplado en la fracción XVII del artículo 89 constitucional que dispone la facultad del presidente de la República para “optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión…se regulará por el convenio y el programa respectivos, los cuales deberán ser aprobados por mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores…”.

Si el próximo presidente se decidiera por un gobierno de coalición con uno o más partidos que sumen mayoría en el Congreso, sería el Senado el que aprobara la composición del gabinete del Ejecutivo, así como el convenio y el programa de gobierno.

Parece una buena alternativa sin embargo con la conducta de no pocos legisladores que desertan de sus grupos parlamentarios, una coalición de gobierno estará siempre amenazada por el oportunismo y las traiciones políticas.  


torrescastilloj@yahoo.com.mx