Leviatán

Esencia de la política

Cuando Jesús Reyes Heroles decía que “en política, frecuentemente la forma es fondo” no confundía el contenido de la política con su embalaje, la causa con el efecto, el contenido con el continente, sin embargo entendía que al no cubrir las formas o despreciar los rituales de la política se terminaría por cancelarla. Por eso cuando no se cuidan las formas puede ser liquidada la política, pero también cuando solo se cuidan las formas, entonces la política se reduce o se vacía. La esencia de la política no está en la forma, radica en la decisión de preservar o revolucionar el poder en una sociedad.
En la Grecia clásica se definía a la política como “el arte de servir desinteresada y generosamente a los demás”, en México es percibido el político como aquél que concibe al poder como un medio para satisfacer sus intereses personales, un individuo de relaciones dispuesto al compromiso, de buena memoria pero capaz de olvidar al instante, de palabra fácil, espalda flexible y carente de principios éticos. El político es visto con desconfianza porque es escrupuloso en las formas pero hueco en el fondo, porque se compromete y no cumple, porque se mueve en la inercia del poder que corrompe, que confunde y marea.
La política ha dejado de ser un producto de nuestra inteligencia social para convertirse en un instrumento para la descalificación. Es notable la incapacidad que hoy padecemos para escucharnos, para atender desde el gobierno al que disiente, al que piensa diferente, no cabe por tanto la deliberación sino la disputa, no cabe el dialogo sino el monólogo, lamentablemente la política, el lugar donde debiera estar la palabra hoy ha sido ocupado por el recelo, la desconfianza y el menosprecio.
Por demasiadas razones ésta Comarca tiene derecho a un mejor futuro y al ejercicio político comprometido con la sociedad  y con la ética pública. Los laguneros no merecen ser ignorados, tienen derecho de exigir a sus gobernantes respuestas convincentes a sus demandas, porque su silencio no solo ofende sino que desnaturaliza la esencia de la política.
POSDATA.Desafortunadas las declaraciones del gobernador Rubén Moreira al pretender satanizar a la organización ciudadana ELLA, en una ofensiva cuyo propósito es desacreditar al movimiento por la creación del Estado de La Laguna. Olvida que la clave en democracia es el diálogo, el debate y las alternativas para atender esta demanda de la sociedad que es histórica, legítima y justa.


torrescastilloj@yahoo.com.mx