Leviatán

Elecciones en el torbellino

Desde 1994 nuestro país no había sufrido una turbulencia parecida a la crisis interna actual. La descomposición institucional, el estancamiento económico, la corrupción política, el gasolinazo, la desigualdad, la pobreza y la violencia han agudizado el enojo social ahora aderezado por la política anti México del nuevo presidente de los Estados Unidos Donald Trump.

En ese contexto general marchan los procesos electorales de Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz, prevalece el particular estado de ánimo de la ciudadanía en cada una de esas entidades frente al desempeño de la clase política y las divisiones  internas de los partidos en la selección de sus candidatos.

El periodista y analista político José Ureña asegura que el proceso electoral de Coahuila está en marcha y que por doble vía el gran ganador será Rubén Moreira Valdez. Por el lado del PAN Guillermo Anaya es un hombre “bien visto” por el actual gobernador y en el PRI se confirma que con el aval de Los Pinos la maquinaria del viejo partido opera para ungir a Miguel Ángel Riquelme como su candidato a gobernador.

Entre la simulación y la comparsa de la nominación de los dos partidos tradicionales, Javier Guerrero desde su renuncia al PRI se sabe que trabaja para lograr su registro como candidato independiente y que será un protagonista consistente. Por su parte Morena, la empresa particular de Andrés Manuel López Obrador postula como su candidato a Armando Guadiana Tijerina.

No debe soslayarse la participación de Lucho Salinas que dice no ser político, que “el hartazgo no es hacia un solo partido” y que va por el voto de “más de un millón de los ciudadanos que tradicionalmente no han votado, entre ellos los millenials que han demostrado en el mundo que han cambiado la historia en muchos países”.

En la era de los “nunca antes” todos los aspirantes deberán tomar en cuenta que los millenials representan el 40% del padrón electoral de Coahuila. 


torrescastilloj@yahoo.com.mx