Leviatán

Elección de definiciones

El  domingo siete de junio del próximo año habrá de celebrarse la elección de 300 diputados de mayoría y  200 diputados de representación proporcional, que conformarán la LXIII Legislatura Federal, una elección crucial en varios sentidos que - coincidiendo con Gerardo Hernández- marcará “el futuro del país y del sexenio”.Después de dos años y cinco meses de gestión gubernamental, con la prueba de las urnas será evaluado el Presidente de la República y su gabinete. Aunque somos un país con una gran capacidad de olvido, entre la hostilidad y la indulgencia, el juicio ciudadano habrá de enfocarse en las promesas cumplidas y en las respuestas pendientes, en el desempeño de la economía nacional y  familiar, en la eficacia de las estrategias de éste gobierno para combatir la inseguridad, la corrupción, la impunidad y  los abusos  de los poderes fácticos. Más allá del voto duro de sus afiliados, el veredicto ciudadano será  también para los diez partidos contendientes en los que se incluyen  los tres de nuevo registro. Estos serán sometidos al juicio de los ciudadanos, que  observan su vida interna y el desempeño de sus militantes en la función pública. Contarán sus aciertos, sus errores,  los escándalos de corrupción política, las divisiones internas, la opacidad y la transparencia de sus miembros.Por no disponer de todos los elementos de juicio es difícil anticipar el resultado final de esa contienda electoral, que tendrá como ingrediente adicional la celebración simultánea de elecciones en 18 estados, entre las que figuran 9 de gobernador, sin embargo al día de hoy es posible advertir entre los partidos grandes, que contrario a la unidad monolítica que se observa en el PRI, tanto el PAN como el PRD viven confrontaciones internas que los debilitan y los desconcentran del trabajo político con sus estructuras y con la sociedad. En la izquierda, Morena será más que un dolor de cabeza para el PRD porque le disputará sus clientelas tradicionales en el DF, en Tabasco y en el resto del país. Es previsible que el Partido Verde y el Panal vayan en alianza con el PRI. El PT y Convergencia probablemente se coaliguen con el PRD, aunque el factor Marcelo Ebrard puede impedir que el MC se vaya con los perredistas. Los tres nuevos partidos no podrán por ley ir en coalición en su primera elección. Ahora el peligro para los partidos chicos, al no alcanzar el 3% de los votos, será la pérdida del registro, riesgo que también tienen los partidos de nueva creación.Concluido el proceso de las reformas estructurales la interrogante es el tiempo, la dimensión y el tamaño del impacto que tendrán en la vida  socioeconómica y política del país. De su éxito o fracaso depende el futuro del país. 


torrescastilloj@yahoo.com.mx