Leviatán

Desigualdad subestimada

Thomas Piketty autor del libro El Capital en el siglo XXI, que finalmente fue editado por el FCE y presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, le dedicó un artículo a México y Brasil que se publicó en El País el 5 de diciembre, en el que hace referencia a Carlos Fuentes, que en uno de sus ensayos La voluntad y la fortuna, escrito pocos años antes de su muerte, “hace un retrato edificante del capitalismo mexicano”, de las violencias sociales y económicas de un país “a punto de convertirse en la narconación que hoy cubre las primeras planas de los periódicos”. Critica la “influencia nefasta de los gringos” que poseen gran parte del territorio mexicano y de su capital “y hacen que la desigualdad sea incluso un poco más insoportable”. Afirma que las relaciones de propiedad son complejas y difíciles de organizar de manera pacífica en una comunidad política, por eso, explica, nunca es sencillo pagarle la renta a un propietario, sobre todo cuando “es un país entero el que le paga rentas y dividendos a otro”.Para el catedrático de la Escuela de Economía de Paris, la desigualdad en México “podría estar subestimada por la poca transparencia que hay en torno a estas cifras” y estima que es necesario que este problema se regule a través de impuestos progresivos y de una transformación de la estructura tributaria, de manera que los ricos paguen más y se pueda lograr una mejor distribución de la riqueza. (El Universal, 6/XII/14).Revela que en algunos países se aplican impuestos a la propiedad y a la herencia para regular el incremento de la riqueza de las personas, pero en México no existen impuestos a las herencias. Asegura que la evasión de impuestos también afecta a los países porque al recibir menos ingreso tributario hay menos dinero para lograr una distribución equitativa. Piketty explica que mientras el Producto Interno Bruto Mundial creció a una tasa de 3.3% en los últimos 25 años, la riqueza privada ha crecido entre el 6 y el 10%, que permite observar el tamaño de la desigualdad.El economista francés que obtuvo su doctorado a los 22 años y que se ha convertido en un referente de nuestro tiempo, considera a la educación y el conocimiento como los igualadores más eficaces de los pueblos y concluye su artículo reconociendo que  faltan muchos combates para romper “la maldición de la historia y mostrar que la voluntad política puede ganarle a la buena y mala fortuna”.POSDATA. Los Gobiernos de Coahuila y Durango no solo subestiman a la Laguna sino que la ignoran. Un ejemplo entre muchos es la sistemática opacidad en la administración de los recursos derivados del Impuesto Sobre Nominas: Incumplimiento de acuerdos, rezagos acumulados de su aplicación, desfasamiento de licitaciones y manipulación política de los intereses personales o de grupo. Sin embargo una diferencia es que mientras en la parte de Coahuila los empresarios protestan, en Gómez Palacio y Lerdo nadie levanta la voz, seguramente porque operan bien los controles gubernamentales. 


torrescastilloj@yahoo.com.mx